Viernes, 19 Enero, 2018

Dalí tenía la mente increíble de un matemático y a menudo ha sido comparado con Leonardo da Vinci por su intelecto y conocimiento tan amplios y exhaustivos sobre una enorme cantidad de temas.

Durante los años 40 y 50 se concentró en las ciencias naturales. Los personajes que más admiró fueron Freud y Einstein. Durante su fase de misticismo nuclear, Dalí se interesó en la estructura del ADN. 

“Galatea de las Esferas” constituye un ejemplo de cómo un artista puede transformar la estructura molecular en una parodia visual mimetizando estéticamente la estructura del ADN. La obra representa el interés de Dalí en la ciencia y las teorías de la desintegración del átomo. 

Dalí estaba cautivado por la estructura del ADN y, como todas las mentes inquietas, plasmó esta pasión en su arte, creando esta obra durante su época de «misticismo nuclear». De hecho, es un retrato abstracto de su esposa Gala, cuyo rostro se reconoce, creado a partir de esferas desconectadas; el eje de la obra desaparece en la distancia dando la ilusión de tres dimensiones. La imagen holográfica tridimensional representa una combinación de arte renacentista y teoría atómica. El interés de Dalí por la física nuclear empezó aproximadamente en 1945, año en que fue lanzada la primera bomba atómica en Hiroshima.

Evidentemente, Dalí deseaba que su pintura fuese expuesta en el Teatro-Museo Dalí de Figueras y, en efecto, se encuentra allí hasta hoy. Este óleo sobre lienzo de 1952 representa un homenaje afectuoso para honrar a su esposa y musa Gala, que a menudo posaba para él.

Galatea es un nombre que proviene de la mitología griega y está relacionado con la historia de Pigmalión, que creó una escultura y después se enamoró de ella. Dalí solía referirse a su esposa Gala usando una serie de apodos, y Galatea era uno de ellos.