Viernes, 3 Julio, 2015

Presentado por la Fondazione Ambrosiana.

Dante Alighieri nació en Florencia hace 750 años. La Fondazione Ambrosiana, que organiza eventos culturales en toda Italia, presenta una exposición que muestra la Divina Comedia tal como la ilustró Dalí.

Dalí dibuja el trayecto alegórico de Dante a través del infierno, el purgatorio y el paraíso, reinterpretándolo desde un enfoque psicoanalítico. Dalí retrata la atmósfera onírica de Dante añadiendo su toque personal con el uso de símbolos iconográficos: figuras derretidas, bastones, y extremidades humanas colocadas de forma surrealista. Lo sobrenatural se combina con la exploración de la espiritualidad, creando una versión única de la Divina Comedia.

En el 1950, la década que marcó el 700 aniversario del nacimiento de Dante, el gobierno italiano encargó a Salvador Dalí que ilustrara el poema de Dante. Dalí tardó nueve años en pintar la primera de las más de cien acuarelas que produjo para la colección. El proyecto no consiguió el éxito esperado, en parte por el hecho de que Dalí no era italiano, y por otra, por lo controvertido que era el contenido. Sin embargo fue recibido con gran entusiasmo en Paris y llegó a manos de unos expertos artesanos que grabaron las acuarelas en tacos de madera o xilografías… el resultado es una magnífica obra de arte.

La Divina Comedia trata y desarrolla el tema del Cristianismo, el alma inmortal de la humanidad. El segundo tema de la exposición es la religión en general.

La relación de Dalí con la religión fue turbulenta desde su niñez; su madre era una católica devota y su padre era ateo. Durante su adolescencia el artista dio la espalda a la Iglesia, reconciliándose con ella durante los últimos años de su vida.

La exposición #DaliMeetsDante, presenta obras de arte sobre el tema religioso, entre las que se encuentra San Jorge y el Dragón, Adán y Eva, y la Última Cena, un bajorrelieve hecho en terracota.

La muestra estará abierta desde el 1 de julio hasta el 27 de septiembre en la Galleria delle Carrozze, Palazzo Medici Riccardi, en Florencia.