Jueves, 21 Mayo, 2015

#DalíMeetsDante (Dalí se encuentra con Dante) presenta obras de arte de temática religiosa, entre las cuales las esculturas “San Jorge y el dragón”, “Adán y Eva” y el bajo relieve “La última cena”.
La exposición tendrá lugar en la Galleria delle Carrozze del Palazzo Medici Riccardi (Florencia) del 1 de julio al 27 de septiembre.

Dante Alighieri nació en Florencia hace 750 años, y la Fondazione Ambrosiana, organizadora de exposiciones culturales por todo Italia, quiere conmemorar esa circunstancia presentando una exposición de La Divina Comedia ilustrada por Dalí.

Dalí ilustra el viaje alegórico de Dante a través del Infierno, Purgatorio y Paraíso, reinterpretándolo con un enfoque psicoanalítico. Retrata con su toque personal la atmósfera de ensueño que envuelve a Dante, haciendo uso de símbolos iconográficos: figuras derritiéndose, muletas y extremidades humanas dispuestas de modo surrealista. Las combinaciones sobrenaturales y la exploración de la espiritualidad crean esta versión única de la Divina Comedia.

En la década de 1950, que estuvo marcada por el 700 aniversario del nacimiento de Dante, el gobierno italiano encargó a Salvador Dalí que ilustrara el poema épico de dicho autor. Dalí tardó nueve años en concebir un centenar de acuarelas; el proyecto no logró el éxito esperado debido al origen español de Dalí y al contenido polémico de la obra. Sin embargo, fue acogida con mucho entusiasmo en París, donde fue confiada a expertos artesanos que elaboraron unos bloques de madera para su estampado… El resultado de todo ello: una obra maestra.

La Divina Comedia trata y desarrolla un argumento fundamental del cristianismo: el alma inmortal de la humanidad. Así pues, el segundo tema de esta exposición es la religión.
Dalí tuvo una relación turbulenta con la religión desde su infancia; su madre era una católica devota y su padre un ateo. Durante su adolescencia el artista dio la espalda a la iglesia y sólo se reconcilió con ella con el paso de los años.