Viernes, 10 Febrero, 2017

Dalí estuvo influenciado por muchos artistas y figuras culturales durante su prolífica carrera, uno de ellos fue Federico García Lorca. Hace justo ochenta años, en 1937, Lorca fue asesinado por la oposición durante la Guerra Civil Española.

Nacido cerca de Granada, en España, en 1898, el poeta y dramaturgo Federico García Lorca se unió al grupo de artistas de vanguardia al que también pertenecían Salvador Dalí y Luis Buñuel durante los años veinte. El grupo, conocido popularmente bajo el nombre “generación del 29”, introdujo a Lorca al Surrealismo, un movimiento que influenciaría en gran medida su estilo de escritura.

Con la publicación de su poemario Romancero Gitano (1928), Lorca atrajo la atención de los críticos, y eso le abrió el camino al éxito.

Lorca fue el amigo más famoso de Dalí y su mayor influencia en ese momento de su carrera; su amistad duró hasta que Lorca murió, en 1937. Entre los años 1925 y 1926 Lorca visitó la casa de Dalí muy a menudo. Cautivado por el paisaje de Cadaqués y por el mismo Dalí, Lorca usó el extravagante lenguaje de Dalí en su propia obra: “¡Oh, Salvador Dalí, de voz aceitunada!” o “Canto tu corazón astronómico y tierno, de baraja francesa y sin ninguna herida”, escribió en 1926.

En 1927 Dalí diseñó el dcorado del primer drama lírico de Lorca, Mariana Pineda, que fue producida en Barcelona. Muchas de las pinturas cubistas de Dalí de los años 1925 hasta 1927 contienen retratos de Lorca, algunas veces las imágenes de los dos artistas de entremezclan.

Uno de los cuadros más icónicos de Dalí, El Gran Masturbador (1929) contiene cabezas rotas que también pueden ser vistas en la pintura de 1926 Pez y balcón, naturaleza muerta a la luz de la luna en la que Lorca y Dalí aparecen combinados. A partir de 1929 Dalí se empieza a encontrar más cómodo con el movimiento Surrealista y empieza a distanciarse de Lorca y sus ideas.

La tumultuosa relación entre Dalí y Lorca está documentada en la película de 2008 Sin límites, dirigida por Paul Morrison.