Martes, 14 Marzo, 2017

Dalí es quizás más conocido por su trabajo creado en los últimos años, pero fueron sus primeros años los que lo formaron a él y a sus persuasiones artísticas. No sólo fue pintor, sino también escritor, poeta, teórico, editor, escultor, cineasta, inventor, filósofo y diseñador de teatro.

Comenzó su vida como un intenso artista provincial local.

Sus primeros años pasaron en los idílicos paisajes marinos catalanes, la casa de verano de sus padres miraba directamente al mar. De hecho, sus primeros cuadros se centran casi exclusivamente en paisajes de alrededor de Figueras y Cadaqués, incluyendo su familia y varios autorretratos. Sus primeros retratos se completaron entre los quince y los diecisiete años. Se puede ver en su "Autorretrato en el Estudio" (1919), ahora en el Salvador Dalí. Museum de Florida, para el cual utilizó espejos para pintarse sentado en el caballete, con lienzos completos colgando alrededor de él en las paredes. Los miembros de su familia aparecen frecuentemente en sus obras durante estos primeros años: Dalí pintó a su hermana en muchas ocasiones y también a su abuela. Su abuela materna se trasladó a vivir con su familia en Cadaqués en 1910. El "Retrato de la abuela Ana cosiendo" de Dalí (1921) fue pintado en Cadaqués y es una de las imágenes más evocadoras de la vida doméstica de Dalì durante ese período. Dalí se sentía cómodo en presencia del miembro más mayor de su familia; su abuela y su madre le animaron artísticamente, y es que ambas se dedicaban a la elaboración de manualidades.

En 1921, Dalí se matricula en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, donde conoce al poeta español García Lorca y al cineasta Luis Buñel, con quien más tarde hará la película “Un Chien Andalou” en 1929. Como muchos otros artistas se rebeló contra la autoridad y fue expulsado de la escuela de arte, después de sólo un año. A partir de entonces su vida tomó un camino que le llevaría a ganar notoriedad internacional y fama mundial.